3 dic. 2017

El joven Marx y el viejo cine


"El joven Karl Marx", del haitiano Raoul Peck ("I am not your Negro"), es una gran oportunidad perdida. El tema -Marx- bien acotado además a su período joven, era una extraordinaria posibilidad de hacer algo interesante (más aún, a la luz de los antecedentes del director y en un contexto como el actual). Pero el film es puro cine viejo, predicador y ordenado, donde Marx es un joven galán, rockero antes del rock y feminista para que no le falte ningún título. Los dos héroes (Marx y Engels) no tienen una conversación normal, y la escena supuestamente más divertida de la película -el hostil encuentro con un empresario explotador inglés- da vergüenza ajena (una sensación que, en mi caso, se repitió a lo largo de la película). A los encuentros con Proudhon (el dardenniano Olivier Gourmet) o Kropotkin tuve que mirarlos de reojo. Marx, en particular, habla todo el film como una estatua, recitando textos que uno hoy encuentra en sus libros -es dable esperar que los escritos de Marx reflejaran su pensamiento más decantado, y no que fuera un desgrabado de sus dichos cotidianos. La película termina con supuestos rostros de "pobres," que se supone agradecidos o salvados por Marx, y Bob Dylan cantando "Rolling Stone" -ya que estamos lo hagamos.

2 comentarios:

Pablo M dijo...

Realismo socialista...

Anónimo dijo...

Meno mal que la vistes antes. Estaba por hacerlo online
https://solarmoviefree.me/movie/the-young-karl-marx-2017/watching.html
(Sergio C)